MATORRAL

CALLE 10- EL POBLADO

Ed. Matorral, proyecto ganador en la categoría Hábitat y Vivienda Colectiva 

 XXV Bienal Colombiana de Arquitectura y Urbanismo 2016. 

In this era of profound environmental and climate crisis, green has become a banner of salvation. In any new building vertical gardens and green roofs are almost requirements.

EL MATORRAL with its suggestive name is an architectural and constructive proposal which takes this issue very seriously. The slabs are converted into a large container of more than one hundred tropical species. Drip irrigation provides rationally scheduled water into this small ecosystem.

With this true garden contained in the thickness of the structure, the inhabitant can from the inside enjoy the vegetation that grows on the floor. This gives the feeling of being in a house where a lush garden extends outside. 

All spaces enjoy this; for example plants such as aloe vera pencas to rosemary, thyme, basil, tomatoes and lemon trees hug the kitchen from the outside. It is not uncommon to see a stray squirrel on the third floor stepping from the branch of one of the trees and entering through the windows of the building.

 

From the outside EL MATORRAL has literally devoured the facade. It has become a small oasis in the dense heart of the city.

En esta época de profunda crisis ambiental y climática, el verde se ha convertido en una bandera de salvación. En todo nuevo edificio los Jardines verticales y las cubiertas vegetales son casi un requisito.

EL MATORRAL con su sugestivo nombre es una propuesta arquitectónica y constructiva que se ha tomado muy en serio el tema. Las losas se convierten en un gran contenedor de más de un centenar de especies tropicales. El riego por goteo programado provee de manera racional y justa la cantidad de agua mínima y necesaria a ese pequeño ecosistema.

Estando este verdadero jardín contenido en el espesor de la estructura el habitante puede desde dentro arrimar sus pies hasta el borde y gozar del Matorral que parece crecer en el piso, dando la sensación de estar en una casa en la que afuera se extiende un exuberante jardín. Todos los espacios gozan de este, las cocinas por ejemplo tienen al borde de su suelo desde pencas sábila hasta romero, tomillo, albahaca, tomates cherri y árboles de limón. No es raro ver una ardilla perdida en el tercer piso que paso desde la rama de uno de los árboles que crecen a borde de la quebrada o en el ante jardín y cuyas ramas literalmente entran por las ventanas del edificio.

Desde fuera este Matorral ha devorado literalmente la fachada para convertirse el mismo en ella. EL MATORRAL es un pequeño oasis en el corazón denso de la ciudad.